Parma - parte 2

Bien, después de encolar las 2 capas por separado y haberlas dejado lisas y limpias las encolamos. Es muy importante ejercer la máxima presión y de manera uniforme a la hora de encolar o de lo contrario quedaran burbujas de aire o zonas mal encoladas que supondrán un punto débil para nuestro escudo y acabe desencolándose con los golpes del combate si no lo prensamos bien.

 

Después de dejar que seque toda la noche (o incluso un par de días no estaría mal) quitaremos los pesos, aprietos o como lo hayamos encolado. Si no habíamos limpiado las caras exteriores antes, ahora es momento de hacerlo. Con un formón o cepillo para madera (bien afilados) repasamos las caras para quitar las gotas de cola. Lamentablemente no tengo foto de esta parte, uno que es un entusiasta y se pone a trabajar y a veces se le pasan estas cosas...

 

Ahora con la pieza ya seca marcamos la circunferencia con un clavo, lápiz y cuerda. Después lo cortamos lo más apurado al borde que podamos y con una lijadora de banda rematamos el borde para dejarlo perfecto. Ahora lijamos las caras para dejarlas lisas y uniformes. Y este es el resultado:

ars scutae parma lamas de roble construccion escudo romano centurion marcado
ars scutae parma lamas de roble construccion escudo romano centurion cortado y lijado

Circunferencia marcada a 60 cm.

Escudo cortado y lijado.


ars scutae parma lamas de roble construccion escudo romano centurion detalle canto lamas

Se pueden apreciar las diversas lamas de cada capa, así como las 2 capas que se han usado. Por cierto, después de lijar todo, es conveniente pasar una lija de mano por las esquinas para matarlas.

 

Es hora de hacer el asidero del escudo así que marcamos el centro del escudo. Como tengo el agujero del clavo con el que hice de compás con cuerda y lápiz eso que me ahorro. Es de vital importancia que hagamos el agujero en el centro exacto, si no el equilibrio del escudo no sería óptimo. En este caso haré un agujero de 14,5 cm de diámetro y no de 12,5 cm que viene a ser lo habitual ya que el portador así lo ha pedido ya que tiene una mano grande. También con esto solucionamos un problema y es el de que se nos suele clavar en dorso de la mano el límite del agujero. Después de marcar se corta con caladora o con taladro haciendo múltiples agujeros y lo ultimamos con una lima para dejarlo perfecto.

ars scutae parma lamas de roble construccion escudo romano centurion asidero marcado

Circunferencia marcada con lápiz y cuerda.

ars scutae parma lamas de roble construccion escudo romano centurion asidero cortado

Asidero ya cortado y repasado a lima.


Es hora de hacer el umbo. En este caso partí de chapa de 2 mm de acero x 30 cm2. Para hacer esto no es necesario una fragua, se puede hacer en frío con un poco más de trabajo. La teoría es fácil, se marca el tamaño del umbo y empezamos a trabajar desde el exterior haciendo anillos concéntricos. Es importantísimo estirar la chapa de manera uniforme, si no dejaremos zonas muy gruesas y lo que es peor, otras demasiado finas con lo que podría llegar a rajar la chapa mientras martilleamos. Luego queda en la habilidad de cada uno.

Aquí os pongo una serie de fotos para que veas el proceso y como avanza:

El tiempo total para el umbo han sido unas 4 horas. 3 para levantar la protuberancia y otra para repasar la forma y dejarla lo más simétrica posible. Luego de forma opcional, si no queremos ese acabado tan basto o "rustico" es cuestión de aplanar y quitar los golpes de martillo con una bola de acero y martillear con la parte plana del mismo.

Es la pieza más pequeña de todo escudo y la que más trabajo da, aunque como apunte personal es la que más me gusta, es un placer hacerlo mientras escuchas música.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Areche (martes, 13 octubre 2015 19:41)

    Ya hay ganas de verlo terminado!!!

    Ansioso por ver el resultado final!!!