Consideraciones sobre el peso, resistencia y materiales empleados en la fabricación de escudos

En este artículo quiero analizar una de las características clave del elemento defensivo por excelencia: el escudo. Más allá de la morfología de nuestro escudo, la elección de los materiales empleados determinará su peso y su resistencia, características que van emparejadas. De paso, quisiera resaltar un hecho que imagino, habrá sido constatado por los recreacionistas de dentro y fuera de nuestras fronteras, así como de gente inmersa o relacionada con el recreacionismo: la inmensa mayoría de escudos empleados actualmente son de contrachapado y demás materiales modernos, especialmente en escudos curvos. Esto se debe a varios factores:

  • Economía: fabricar un escudo en madera maciza es más caro que hacerlo en contrachapado.
  • Complejidad: emplear madera maciza o laminada requiere de mayores conocimientos, habilidades y medios para realizarlo. Tambien el tiempo de construccion es mayor.

Escudos planos

En el caso de los escudos planos de contrachapado, por lo general suelen emplearse contrachapados de cierta calidad, de abedul o pino, de 5 a 7 capas en tablero de 9-10 mm. Esto hace un escudo con un peso adecuado y resistente, a la par que rapido y sencillo de construir.

 

Si optamos por construirlo en madera maciza, necesitamos de cierta herramienta, y parte de ella maquinaria industrial especializada, como un regrueso o una cepilladora, o bien que un carpintero nos fabrique los tablones. Después tenemos que encolar los tablones al canto y ¡ojo!, nuestro escudo podría combarse o rajarse si no tenemos cuidado durante su fabricación. Su peso y resistencia dependerán de la madera empleada (y de su recubrimiento, pero eso es otro tema), pudiendo ser un escudo de un peso similar al de contrachapado, pero no tan resistente. ¿Por qué? Por la tendencia de la madera a rajar en el sentido de la veta. En un tablero contrachapado esto no sucede debido a que sus múltiples capas están a 90º unas de otras.

Escudos curvos

Fabricar un escudo curvo requiere de mayores habilidades y medios, como por ejemplo, una prensa o un bidón de un tamaño adecuado. Pondré el ejemplo de un scvtvm romano:

 

Un scvtvm de contrachapado es bastante fácil de hacer. No hacen falta grandes medios, con un bidón o una prensa muy básica podemos hacer uno decentemente, así como 3 o 4 cinchas de carraca y unos listones de madera. En el caso de los scvta contrachapados (especialmente los fabricados por los propios recreadores) hay una casi absoluta tendencia a fabricarlos con contrachapados de baja calidad, y este suele ser el que conocemos como okumen. Esto deriva en un escudo muy, muy ligero, generalmente no superan los 5 kg, y los hay de 4 kg, un peso irreal. La resistencia de estos escudos es bastante baja por que la densidad y calidad de la madera lo es. Pueden resistir golpes contundentes a la cara del escudo, ya que vibran y disipan la energía, pero son frágiles en el borde, y más a los golpes perforantes.

 

Si optamos por un escudo de madera maciza la cosa se complica mucho. En primer lugar necesitamos una prensa en condiciones, no nos vale lo mismo que la empleada para un scvtvm de contrachapado. Esto es el primer punto que encarece nuestro escudo. Luego tenemos que laminar madera, entre 2 y 3 mm de espesor y 40-45 mm de anchura, como es mi caso. Esto no lo podemos hacer a no ser que tengamos maquinaria propia de una carpintería, por lo que tendremos que recurrir a un carpintero que nos lo haga. Después tenemos que encolar las lamas. No es lo mismo encolar 3 capas de contrachapado que las casi 90 lamas de madera que requiere un scvtvm, hay varias maneras de hacerlo, y todas tienen su complicación. Ahora, ¿cómo de pesado y resistente puede ser este escudo? La respuesta, otra vez, es depende. El pino es una madera más ligera y menos resistente que el abedul, y esta a su vez es más ligera y menos resistente que el roble. Un scvtvm imperial de 9 mm en pino podría rondar los 5 kg, 6 en abedul y 8 en roble. La resistencia de un scvtvm de pino comparado con uno de contrachapado como anteriormente he descrito, es superior, y más si optamos por abedul o roble. También es mucho más resistente que un escudo plano de madera maciza debido al sistema de fabricación, que resulta en un especie de pseudo-contrachapado, con lo que tenemos una capa con la veta a 90º respecto a las otras 2.

Conclusión

¿Por qué los escudos planos de contrachapado son de mayor calidad que los curvos? La respuesta, en realidad, es facil. Se debe a la disponibilidad de tableros de contrachapado de calidad y a la facilidad de construccion del escudo. No hay que curvar madera, por lo que podemos comprar un tablero y cortarlo con una caladora. ¡Listo! ya tenemos el nucleo de nuestro escudo, y en un momento. Sin embargo, para construir un escudo curvo, como un scvtvm, hace falta ir a comprar tableros más finos para poder doblarlos, con lo que los contrachapados de muchas capas (sea su grosor total de 9mm o 3 tableros de 3mm) y maderas duras y densas dificulta mucho el trabajo, por no decir que lo imposibilitan. Un tablero de 3mm de calidad es, aparte de caro, imposible de emplear para hacer un scvtvm, porque romperia si lo forzamos y mojarlo no le sentaria bien.

 

He obviado el resto de elementos, como los pegamentos empleados, asi como otros tipos de escudos (como escudos lenticulares, aspides y obviamente escudos de mimbre). Esto haria demasiado largo este articulo, y quiza, un poco tedioso.

Escribir comentario

Comentarios: 0