La importancia de los animales y las plantas en la fabricación de escudos - Parte V: Conclusiones

Como hemos visto a lo largo de los artículos previos, para la fabricación de un escudo se requiere del procesado de diversas materias primas naturales orgánicas, procedentes del reino animal y vegetal. Si no dispusiéramos de estos elementos tendríamos muy difícil construir un escudo o en caso de si disponer, sin una industria agrícola y ganadera sería imposible obtener la cantidad suficiente de materias primas necesarias a la escala requerida para abastecer un ejército. No tendríamos como recubrirlos, ni prácticamente como encolarlos y pintarlos, al no disponer de la mayoría de materias primas necesarias (o al menos de las más aptas para ello). Los animales y las plantas son fundamentales para construir el principal medio de defensa de un soldado: su escudo.

 

Si no dispusiéramos de estos elementos, solo nos quedaría hacer escudos en metal, como los escudos de bronce celtas de Chertsey y Battersea, o escudos de mimbre, más típicos de la época micénica o de los peltastas griegos, pero no tendríamos como recubrirlos.

 

El escudo, ese elemento por el que tengo un especial interés, símbolo distintivo por excelencia, la salvaguarda del guerrero. Su muro, su lienzo.

 

Aquí termina esta serie de artículos a modo de pentalogía. Espero que hayáis disfrutado de ella.

Escribir comentario

Comentarios: 0